Firmes y Adelante

Recursos Cristianos Evangélicos    

Doctrina Bíblica y Teología - Principios de hermenéutica -

Categorías Principios y procedimientos hermenéuticos (primera parte) - por Danny Pisoni

Apologética
Actualidad
Doctrina Bíblica y Teología
Historia
Evangelismo
Educación cristiana
Familia cristiana
Culto cristiano
Vida cristiana
Recursos Varios

Buscar en todos los Recursos:

Buscar en esta Categoría:
Búsqueda Avanzada

 

Principios y procedimientos hermenéuticos
Primera parte: Presentación, Bosquejo,
Análisis histórico cultural y contextual, y Análisis léxico-sintáctico

por Danny Pisoni

Presentación

    "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad." (2 Timoteo 2:15)

Introducción

Hace más de diez años, el magazine informativo de la Alianza Evangélica Británica entrevistó al distinguido teólogo inglés John Stott y le preguntó: "Al acercarnos al final de este siglo , ¿puede señalar los temas más importantes para los evangélicos?"

Stott respondió:

    "El primer reto para los evangélicos hoy se halla en el campo que llamamos Hermenéutica .Hemos pasado todo este siglo defendiendo la Biblia; defendiendo su autoridad, su inerrancia, su inspiración , su infalibilidad.Pero de nada sirve tener una Biblia infalible y digna de credibilidad si no se puede entender. O si la entendemos mal. Asi que, la interpretación de la Biblia corre pareja con la autoridad de la Biblia." (EC Nº 150. pg.14)

El término hermenéutica deriva del griego : "hermeneuo" que significa interpretar. Suele usarse para denotar: a) el estudio y la elaboración de los principios sobre la base de los cuales se debe entender un texto y b) la interpretación del texto de tal modo que el mensaje llegue al lector u oyente." Podríamos decir que "Hermenéutica" no es la interpretación en sí, sino que es el conjunto de reglas para llegar a una interpretación.

En un sentido más aclaratorio sería la ciencia y arte de la interpretación bíblica. Ciencia porque tiene reglas que pueden clasificarse en un sistema ordenado; arte porque su comunicación debe ser necesariamente flexible, pues una aplicación rígida y mecánica de las reglas podría distorsionar gravemente el verdadero sentido de lo que se quiere comunicar. Un buen hermanenéuta será aquel que aprenda tanto las reglas como el arte para aplicar tales reglas.

Divisiones de la hermenéutica

Podemos dividir a la "Hermenéutica" en dos áreas: una general y otra especial.

El área general comprenderá : el estudio de las reglas que deben regir para la interpretación de todo texto bíblico. En ellas incluimos los análisis histórico-cultural, contextual, léxico-sintáctico y teológico.

El área especial comprenderá: reglas que se aplican a géneros específicos, tales como parábolas, alegorías, tipos y profecía.

Campos relacionados

También encontraremos a la hermenéutica muy relacionada con otros campos lindantes en el estudio e investigación bíblicos , a saber: teologías tanto bíblicas como sistemáticas, críticas textual e histórica, canon y exégesis. Ante la imposibilidad de referirnos a todos ellos en forma detallada, sintetizaremos en la medida de lo posible y haremos énfasis en el último mencionado que es la exégesis.

Por "exégesis" entendemos la práctica de la interpretación del texto. Y la hermenéutica determina los principios y reglas que deben regir la exégesis. El prefijo ex significa "fuera de" o "desde ", esto nos indica la idea de una interpretación a partir del texto, "hacia fuera desde el texto".Lo contrario sería "eiségesis".

De esta forma queda clara la íntima interrelación entre hermenéutica y exégesis y por qué son términos que en muchas ocasiones encontramos juntos.

Coincidiendo con la respuesta de John Stott, la importancia de ambas es crucial para la correcta comprensión de las Escrituras. En ellas Dios nos revela Su carácter y Su propósito, pero lo hace en un contexto cultural, histórico y geográfico diferentes al nuestro. Esto implicará la necesidad de trasladar esta revelación a nuestra comprensión. Por lo tanto estamos tratando básicamente con un problema de comunicación.

Cultura, costumbres,necesidades y problemas diferentes, más dificultades lingüísticas a la hora de traducir determinadas expresiones o modismos a nuestra lengua son obstáculos que hacen a la necesidad de la hermenéutica, es decir, principios guía para una correcta interpretación de la Biblia.

Características y herramientas necesarias del intérprete

Es menester afirmar que el Espíritu Santo no comunica al estudioso, obediente y piadoso, ninguna doctrina o significado de la Escritura que no está contenida. El dar sabiduría para comprender lo que ya está escrito no debe ser confundido con nuevas revelaciones.

Características determinantes en lo espiritual

Determinante en el corazón del intérprete será su disposición a obedecer la voluntad de Dios.(Juan 7:17).El conocimiento teórico, meramente ilustrativo será un obstáculo insalvable en su tarea interpretativa. Los factores espirituales afectan la capacidad de percibir con precisión las verdades contenidas en la Palabra(1 Co.2:14-16; Efesios 4:17-24). La Biblia misma establece que la consagración espiritual o su carencia influirá en el conocimiento de la verdad espiritual y por ende en su interpretación y comunicación. Conjuntamente un espíritu de oración debe acompañar toda búsqueda interpretativa (Stg 1:5-7). Así como amor a la Palabra(Sal.119:97-100).

El uso de herramientas auxiliares

El intérprete debe servirse de todas las herramientas a su alcance y un conocimiento del fondo histórico y geográfico y de los idiomas bíblicos, puede ayudar mucho.

El pensar que solamente se puede bastar con la Biblia y el Espíritu Santo, y rechazar otras herramientas auxiliares por considerarlas menos espirituales, constriñe al intérprete bíblico en un estudio limitado y cercenado. Esto no es en menoscabo de que la Biblia se interpreta asimisma, sino simplemente el abarcar la mayor cantidad de información fiable posible, siempre ejerciendo el discernimiento necesario para deshechar aquello que no lo es.

El prejuicio del intérprete

    "Vosotros y yo , como todos los demas , somos hijos de tradiciones y, por consiguiente, sus beneficiarios y sus víctimas. Han abierto nuestros ojos a algunas cosas y los han cerrado a otras" (J.Packer " Under God's Word" pg.25)

Hay un problema al que nos enfrentamos todos siempre al interpretar un texto bíblico, y es que no leeremos el texto con nuestra mente en blanco,por el contrario el bagaje cultural que llevamos es un condicionante inevitable a la hora de la interpretación. No podemos despojarnos de él totalmente pero debemos estar advertidos y atentos de su existencia, porque es algo que afecta nuestra exégesis.

La ignorancia de esta condición que en palabras del teólogo Bernard Ramm "pesa abrumadoramente", puede llevarnos a tres grandes errores: la adición, la sustracción o la distorsión. Todas ellas terriblemente perniciosas y destructivas de una sana interpretación.

Conclusión

Esta guía que a continuación se ofrece no pretende ser definitiva, ni exhaustiva, por el contrario es totalmente perfectible y solo aspira a brindar una ayuda en la aproximación a la interpretación bíblica.

Que el Señor nos ayude y nos guie en estos primeros pasos de esta tan importante área del estudio bíblico.

Danny Pisoni


Bosquejo guía

Proceso de interpretación y aplicación de un texto bíblico

  1. Análisis histórico-cultural y contextual

    1. Determinar el medio ambiente histórico y cultural general del escritor y sus lectores.

      1. Definir las circunstancias históricas generales.
      2. Hechos y normas particulares que proporcionan detalles que nos ayudan a la comprensión de acciones puntuales.
      3. Apreciar las condiciones espirituales del auditorio.
    2. Precisar el propósito que tuvo el autor al escribir un libro.

      1. Observar las declaraciones explícitas o repetitivas.
      2. Señalar secciones parenéticas o exhortatorias.
      3. Marcar temas que se enfoquen o que se omitan.
    3. Entender cómo el pasaje armoniza con su contexto inmediato.

      1. Identificar los bloques mayores en el caso de los libros o epístolas.
      2. Indicar la armonía (en el caso de pasajes) con el desarrollo argumental.
      3. Enunciar la perspectiva que el autor intenta comunicar: noumenológica (el modo que las cosas suceden en realidad) o fenomenológica (el modo que las cosas parecen suceder).
      4. Distinguir entre verdad descriptiva y verdad prescriptiva.
      5. Diferenciar detalles incidentales de la enseñanza que pretende el pasaje.
      6. Establecer tipo o clase de receptor del pasaje en particular.
  2. Análisis léxico-sintáctico.

    1. Identificar la forma literaria general.
    2. Trazar el desarrollo del tema y su armonía contextual.
    3. Distinguir las divisiones naturales del texto.
    4. Señalar las palabras de enlace dentro de los párrafos y oraciones.
    5. Determinar el significado de las palabras.
    6. Analizar la sintaxis.
    7. Trasladar el resultado del análisis en términos no técnicos, para facilitar el entendimiento y comunique con claridad el sentido que el autor le quiso dar.
  3. Análisis teológico.

    1. Determinar el concepto personal de la naturaleza de la relación de Dios con el hombre.
    2. Implicaciones del punto anterior para el pasaje con el que se está tratando.
    3. Evaluación del conocimiento teológico de los receptores primarios.
    4. Establecer el significado del pasaje para los receptores primarios en base a su conocimiento.
    5. Analizar el conocimiento adicional que sobre el tema se tiene en la actualidad por posterior revelación.
  4. Análisis literario

    1. Referencias explícitas que indiquen la intención del autor en cuanto a la forma literaria.
    2. En ausencia del punto anterior.Estudio deductivo de las características del pasaje para llegar a averiguar su forma.
    3. Aplicación de principios literarios (sin rigidez):

      1. Símil.
      2. Metáfora.
      3. Proverbio.
      4. Parábolas.
      5. Alegorías.
      6. Tipos.
      7. Profecía.
  5. Comparaciones finales

    1. Comparación con otros intérpretes.
    2. Modificaciones y ampliaciones pertinentes.
  6. Aplicación

    1. Deducción de principios
    2. Trasmisión

Iremos desarrollando este tema acudiendo a distinta bibliografía la cual será detallada a la finalización.Seguiremos mayormente la estructura de estudio que propone el Prof.Virkler en Hermenéutica, pero no exclusiva, ni taxativamente; las aportaciones y citas tomadas de diferentes obras y autores como Lacueva, Berkhof, Ramm, Martínez,Chafer,Ryrie, etc.serán frecuentes.


I. Análisis histórico cultural y contextual.

Definiendo el objeto:

Será nuestra intención en esta sección tomar contacto con el ambiente histórico cultural en el cuál el autor desarrolló su escrito, de forma tal que nos permita ir comprendiendo referencias que le son naturales, alusiones o menciones facilmente entendibles por su auditorio cercano (primeros receptores de su escrito).

En una segunda etapa nos introduciremos en lo que podríamos denominar: análisis contextual.Allí la idea es considerar el texto que analizamos (por ejemplo: 1 Juan) a la luz de todos los escritos de este mismo autor,(todos los textos que se atribuyen sin mayores dudas a Juan) ya que el conocimiento del pensamiento del autor nos brinda una ayuda muy valiosa a la hora de la comprensión de un texto. Y siempre insertos en una perspectiva mayor como lo serían en este caso el Nuevo Testamento primero y toda la Escritura después.

Ejemplo (ejercicio propuesto por el Prof.Virkler):

    Prov.22:28. "No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres."

Sin la ayuda de comentarios bíblicos o exegéticos de ningún tipo, ¿Cómo interpretaría Ud. esta Escritura?

  1. Como no quitar las señales de tránsito que indican los caminos a los viajeros.
  2. Como no hacer cambios y seguir haciendo las cosas como nuestros padres las hacían .
  3. Como no robar.
  4. Todas las anteriores.
  5. Ninguna de las anteriores.

En verdad la respuesta correcta es la c. Puede que Ud. haya elegido la a o la b porque ha intentado comprender el texto preguntándose inconcientemente, en primera instancia : ¿Qué significa este texto para mí ? Sin embargo, la pregunta que debía primar en esta etapa es: ¿Qué significaba este texto para el escritor original y sus lectores?

(Antiguamente se utilizaban piedras grandes a modo de mojones para delimitar las propiedades.Encontramos en Deuteronomio 19:4 referencia clara a esto y a la prohibición de reducir límites o linderos. Hoy con las técnicas de medición modernas no es fácil robar terreno a expensas de mover mojones, pero en aquel tiempo cambiarlos de lugar implicaba robar.)

El ejemplo que antecede tiene el propósito de mostrar que al no tener un conocimiento del ambiente del escritor y su trasfondo, complementado con un análisis contextual, tendemos a equivocar la interpretación correcta al acercarnos al texto con la pregunta : ¿ Qué significa esto para mí?.

Cuando obtenemos una respuesta razonablemente segura a la pregunta: ¿Qué significaba esto para el autor original ? es que podemos plantearnos el significado que pueda tener para nosotros y concluir que nuestra interpretación tiene una base sólida y correcta.

Juan Calvino decía que "la primera tarea de un intérprete es dejar que el autor diga lo que quiere decir, en vez de atribuirle lo que pensamos que debió decir."

Podemos realizar un análisis histórico-cultural y contextual del texto con la guía de intentar dar respuesta a las siguientes preguntas progresivamente :

  1. ¿Conocemos el medio en el que se está expresando el autor? ¿Cuál es? (situación histórica general)
  2. ¿Podemos definir especificamente el contexto histórico-cultural (costumbres, tradiciones)?
  3. Hay un contexto inmediato (condición espiritual de los primeros receptores) ¿Lo puedo establecer?

A continuación intentaremos detallar estos pasos:

A. Determinando el contexto histórico-cultural general

1. Situación histórica general.

En primer lugar debemos preguntarnos por ella. Intentar hacernos una composición de lugar de la situación que enfrentan a nivel político, económico y social el autor y sus receptores primarios. Preguntas sobre el modo de vida, formas de sostenimiento, grado de desarrollo económico nos ayudan a ir tomando contacto con el entorno del autor y sus congéneres.

Asimismo conocer su situación con sus vecinos, amenazas a las que estaban expuestos, preocupaciones colectivas, etc. enriquecen el conocimiento del momento histórico en que se desarrolla el texto.

Dando respuestas a éstas y otras preguntas de similares características nos situamos ante el texto y podemos indagar con mayor precisión en causas y razones del autor y su escrito; por qué dice tal o cual cosa, por qué su estado de ánimo, etc.

Ejemplo: ¿En qué situación están los destinatarios de 1 Pedro? o ¿Qué le sucede al autor de Lamentaciones ?, ¿ Es una depresión personal o hay un origen externo? ¿En qué momento de la historia está?, etc.

Vale decir que en muchas ocasiones no es posible dar respuesta a todos los interrogantes que podemos plantearnos en relación a estos tópicos, pero siempre debemos intentar extremar recursos para embebernos lo máximo posible en la situación histórica del autor y sus receptores.

2. Costumbres y tradiciones

Un segundo aspecto a investigar es el referente a costumbres , tradiciones, usos comunes, etc. Normalmente podemos encontrar pequeñas claves que nos ayudan a la interpretación cabal de un texto en la consideración de las costumbres que regían en la época y lugar donde el autor está escribiendo y para quienes lo está haciendo en primer lugar.

Hay un ejemplo típico que la obra de Virkler recoge y es Marcos 7:9-13.

Allí la referencia a Corbán debe ser estudiada para comprender de qué está hablando Jesús. Vemos que la palabra hebrea significa ofrenda y que en la interpretación rabínica, siendo ofrenda para Dios no podía dársele otro destino, y esto obviamente incluía no ayudar a los padres. Jesús argumenta que usando una tradición farisaica invalidan el mandamiento de Dios que es para el bien de las personas.

Hay muchos otros ejemplos similares, donde el conocer la costumbre cultural del momento y lugar, nos ayudan en la comprensión.

Encontramos en :" Grandes personajes bíblicos y cómo vivieron " G.Ernest Wright el siguiente comentario que nos ilustra sobre la necesidad de conocer tradiciones y costumbres de la época y el lugar: ubiquémonos en Marcos 14:12-14.

Para celebrar la Pascua la noche previa a la crucifixión Jesús da instrucciones que son muy específicas y que pueden ser comprendidas cabalmente investigando el contexto.

La situación que se vivía era de una hostilidad creciente de los fariseos hacia Jesús, el peligro inminente era que una aparición de éstos pudiera interrumpir la celebración de la última cena.

Jesús especifíca a los discípulos que envía a preparar la Pascua que encontrarán en la ciudad un hombre que lleva un cántaro de agua y que deben seguirle. ¿Qué de especial tenía esta indicación ? Pues en Palestina durante ese tiempo el cargar el agua era un trabajo de mujer y era extraño ver a un hombre haciéndolo.Por lo tanto esto despejaba dudas en cuanto a quién debía seguirse. Puede que haya sido una señal convenida para mantener el secreto y en cualquier caso es un claro dato de la tensión del momento.

Este detalle de lo específico de la instrucción, justamente subraya las especiales circunstancias de peligro, traición y hostilidad en las cuales están envueltas esas horas decisivas.

3. Condición espiritual del auditorio.

Finalmente en esta etapa nos preguntamos por el nivel de consagración de los creyentes de ese tiempo.

No es lo mismo un momento de carnalidad y superficialidad en la relación con Dios, que un tiempo de fidelidad pero bajo una presión violentamente hostil y constante que podía sumir a este receptor primario en el desaliento, o nuevos creyentes en peligro ante falsos maestros.

El ejemplo de Oseas es muy adecuado para visualizar esto. Un hombre es obligado a casarse con una prostituta, lo hace y forma una familia con ella ; con el tiempo retorna la mujer a su antigua condición y el esposo abandonado va tras ella reiteradamente y la rescata de la esclavitud a la que ella nuevamente en la prostitución se sometía.

Es una historia dura y dificilmente comprensible si se desconoce la condición espiritual de este primer receptor o auditorio del mensaje de Oseas.

Un mensaje que habla de la infidelidad de Israel, enmarcado en la iniquidad y rebelión del pueblo, pero que también expresa que Dios no ha dejado de amarle.

Como vemos una serie de preguntas y sus respuestas nos ayudan para una interpretación apropiada. Es de especial relevancia el acudir a , textos de estudio, comentarios exegéticos, diccionarios bíblicos, etc. que puedan aportarnos información y datos que nos son necesarios para tener un panorama más claro.

B. Precisando el propósito que tuvo el autor al escribir un libro:

1. Observar las declaraciones explícitas o repetitivas.
2. Señalar secciones parenéticas o exhortatorias.
3. Marcar temas que se enfoquen o que se omitan.

Vamos ahora a adentrarnos en lo que tiene que ver con el propósito específico de un libro.

Para ello a modo de introducción a este apartado debemos inquirir sobre el autor.¿Qué podemos decir sobre el escritor en cuanto a su experiencia y trasfondo espiritual ? ¿ A quién pretende dirigirse con su escrito ? (no es lo mismo si se trata de creyentes que de quienes no lo son, tampoco si son creyentes cimentados en la doctrina o nuevos creyentes.)

Hay libros en los cuales esta información es fácilmente accesible ya que la encontramos en forma explícita en el mismo texto (textual) y en otros casos los datos externos de caracter histórico nos ayudan a conocerlos (información histórica).

Sin embargo, en ocasiones nos encontramos ante la ausencia de evidencias categóricas y en la necesidad de deducir diferentes hipótesis así como de abstraernos de concluir rápidamente sobre el autor.

Ejemplo: Quizá un caso paradigmático sea la Epístola a los Hebreos.

Esta Epístola debe su nombre a evidencias de tipo deductivas al no contener evidencias directas sobre su autor y destinatatiros

Las continuas alusiones al Antiguo Testamento sólo tienen sentido para alguien que lo conoce previamente, por lo que se puede concluir que estaba dirigido a hebreos y no gentiles.

Hay muchas razones, pero, para mencionar la más clara digamos que a lo largo de la epístola encontramos un constante confrontar entre el pacto mosaico y Cristo, mostrando la excelencia y superioridad de este último.Esto no tendría sentido para alguien que desconociera la fe judía.

Ahora en cuanto a su autor literario el tema puede ser más discutido. Usualmente se ha atribuido a Pablo esta epístola, quizá siguiendo el pensamiento de los primeros siglos en Oriente fundamentalmente, de Agustín (430) y Jerónimo(420 DC) ; pero hay fuertes opiniones diferentes.

Por ejemplo Virkler va a dar casi por sentado que su autor no fue Pablo. Basa su afirmación en la expresión literaria , formas de pensamiento y actitud hacia la ley mosaica que él encuentra muy distantes de lo que aparece en el resto de la literatura paulina. Trenchard, también dudará intensamente en su comentario sobre esta epístola. Y muchos otros eruditos también se desmarcarán de esta idea. Es curioso notar que aún en los albores del cristianismo ya se dudaba sobre el autor y que por ejemplo Tertuliano (240 DC) sugiriera a Bernabé como su autor o que Orígenes (251 DC) creyera que era Lucas. Más cercano a nosotros en el tiempo, Lutero defendía la idea que podía haber sido Apolos quien escribiera la carta,asi como en nuestros días lo mismo afirma Lacueva.

Como podemos apreciar ante la ausencia de evidencias sólidas, el tema de la paternidad literaria ofrece un gran campo a las hipótesis.

De todas formas, comparativamente no es un tema insalvable, pues es un escrito aceptado como divinamente inspirado desde los primeros tiempos de la Iglesia primitiva.

Y valga la aclaración de un punto que puede servir a confusión. Una cosa es estudiar el contexto histórico-cultural basados en presuposiciones bíblicas ortodoxas en cuanto a la fe y otra, la crítica histórica que lleva a dudar de la fe cristiana (positivismo por medio). Por lo tanto no hay que ver la valorización del análisis contextual histórico-cultural como una vindicación de la crítica histórica.

1. Declaraciones explícitas.

El Evangelio de Lucas o el libro de los Hechos explicitan claramente la intención de Lucas al escribirlos, la cual era dejar un registro ordenado de la historia de las cosas que fueron "ciertísimas" en los comienzos de la era cristiana.(Luc.1:1-4 y Hch.1:1)

Pedro reconocerá su intención en 1 Pedro.(5:12)

Juan en su Evangelio en 20:31 aclara que presenta el ministerio de Cristo para que los hombres crean.

En Génesis hay una repetición de genealogías que sugieren el propósito de registrar el desarrollo temprano de la humanidad, etc.

2. Exhortaciones.

Las exhortaciones tienen directa relación con el propósito, por ello se constituyen siempre en un importante dato de la intención del autor.

Al tratar el ejemplo de la epístola a los Hebreos, hemos mencionado que hay un contrastar constante entre el Antiguo Testamento y la excelencia y superioridad de Cristo, pero al mismo tiempo se entrelazan luego de estas presentaciones advertencias y exhortaciones.

Podemos hallar más de diez exhortaciones positivas (4:14,16; 6:1; 10:22-4; 12:1-2; 12:28; 13:13) que animan a creyentes bajo presión (como lo eran los primeros receptores del mensaje) a seguir adelante.

Por su parte, en la literatura paulina encontramos a menudo un "por tanto" seguido de una exhortación a posteriori de la descripción de un hecho teológico. Puede ser que el hecho teológico no sea claro para el lector, pero la naturaleza de la exhortación lo guía muy ciertamente para entender el significado.

3. Enfoques y omisiones.

Veanos ahora un ejemplo veterotestamentario como son los libros de Crónicas, allí no se nos da una historia completa de la historia nacional, sino que se seleccionan determinados acontecimientos y lo hace a forma de ilustración con el fin de afirmar el espíritu de la comunidad judía postexílica.

En verdad es una expresión típica del judaismo postexílico donde se rememora el principio determinante de que la vida del pueblo de Israel dependía de su fidelidad a Dios. Es por esto que vamos a leer frecuentemente la expresión " hizo lo malo " o "hizo lo recto" ante los ojos de Jehová.

Finalmente una forma simple de verificar si hemos comprendido o no el propósito de un autor es poder resumirlo en una oración.

Es necesario para interpretar un pasaje haber entendido la intención del autor al escribir el texto que lo contiene.

C. Cómo el pasaje armoniza con el contexto inmediato.

Es un grave error interpretar versículos sin dar apropiada atención a su contexto; por ello intentaremos siguiendo las proposiciones del Prof.Virkler adentrarnos en algunas cuestiones que nos pueden auxiliar para entender el contexto inmediato.

1. Identificación de los bloques mayores y cómo estos armonizan.

Aquí sería menester tratar de descubrir o incluso proponer un bosquejo posible del autor. Los autores bíblicos en numerosas ocasiones estructuran su pensamiento en manera lógica y es posible trazar un bosquejo tentativo que nos ha de servir de guía y ayuda.

2. Armonía de lo parcial con lo general (pasajes con desarrollo argumental).

Debemos buscar la conexión posible y necesaria entre un pasaje y la Escritura previa y posterior. Los pasajes generalmente no están desconectados de los bloques de los textos que los acompañan, podemos encontrar en ellos una conexión que será lógica y también teológica y esto se hace evidente dentro del bloque de material que lo contiene , pero también con todo el desarrollo argumental. Hay excepciones como por ejemplo algunas partes del Libro de Proverbios , pero aún con sus características particulares, aquí también responden a un patrón lógico de ideas.

3. Enunciar la perspectiva del autor.

Los autores escribieron de dos formas : desde la perspectiva de Dios o desde la perspectiva humana, o sea, ya como voceros de Dios en especial en asuntos de moral ; o en las narraciones como reporteros.

Es muy importante distinguir entre que el autor se esté expresando como vocero directo de Dios o si lo está haciendo describiendo un acontecimiento fenomenológico desde el reporte humano.

Llegado a este punto definamos fenómeno; según el Diccionario de Filosofía el término procede del griego y significa lo que "aparece", y podríamos decir que equivale a apariencia. Ya en la filosofía griega una de las nociones posibles de fenómeno era " lo que parece ser", tal como realmente se manifiesta, pero, que en rigor puede ser algo distinto.

Un ejemplo ilustrativo a considerar es la cuestión del diluvio universal. El contexto de los cap.6 al 9 del Génesis nos dan un buen ejercicio para entender lo que sería la noumenología (o desde la perspectiva de Dios) y la fenomenología (o desde la perspectiva humana)de un hecho.

Si las expresiónes del cap .7 ,"toda carne murió " y "todos los montes altos fueron cubiertos" es entendida noumenológicamente , estaremos hablando de un evento, en este caso el diluvio, de alcance universal.

Por el contrario, si la misma frase la tomamos fenomenológicamente, podemos pensar que "toda carne y todos los montes " se están refiriendo a todo lo que yo (como testigo presencial) pude observar (hablando desde la perspectiva del reportero humano). Sin descartar la posibilidad de diluvio universal también incluye la probabilidad de un diluvio de alcance más reducido, o local, hasta donde el observador está limitado.

Obvio es decirlo que la interpretación clásica de este evento es noumenológica. Sin embargo quienes afirman que debe interpretarse fenomenológicamente sostienen que el relato es de un testigo ocular, trasmitido desde Sem a sus descendientes hasta la incorporación por Moisés y que está denotando únicamente lo que conocía el observador.

Vemos que la distinción que debemos hacer de la perspectiva desde la que habla el autor es de importancia porque puede comenzar a bifurcar el camino y llevarmos a interpretaciones erradas.

4. Declaración descriptiva y verdad prescriptiva.

Es bien clara la diferencia entre ambas, en una tendremos la descripción de lo sucedido, y en la otra lo ordenado o determinado para una ocasión o situación. Debemos ser especialmente cuidadosos al generalizar en cuanto a las descripciones de acciones humanas, y no dar por supuesto que Dios las aprueba, en especial en aquellos casos en que las Escrituras no nos entregan comentarios sobre las mismas.

También al encontrarnos con descripciones de las acciones de Dios con respecto al hombre en pasajes que son narrativos. En tales casos muchas veces caemos en generalizaciones dando por sentado que el obrar de Dios será siempre del mismo modo en todo momento. Pues entonces lo que es meramente descriptivo pasa a ser prescriptivo.

El peligro está en encasillar a Dios en determinadas formas y no ver que Él responde de diferentes maneras a distintos hombres en varios y dispares momentos de la historia.

¿Cuál es la nomativa entonces ?

Pues debemos comprender que los pasajes prescriptivos en la Biblia expresan principios normativos. Y para comenzar podríamos decir por ejemplo, que el cuerpo que componen las Epístolas es mayormente prescriptivo,(aunque no en forma total, ni único) sin olvidar que hay prescripciones de tipo individual y otras de tipo universal, observemos por caso el de los diferentes tipos de gobierno de las comunidades en la Iglesia primitiva.

El encontrarnos con diferentes pasajes prescriptivos en cuanto a un mismo tema, debería advertirnos de la imposibilidad de universalizar y por el contrario llevarnos a la aplicación individual y cuidadosa en cada caso.

Por el contrario , cuando varios pasajes prescriptivos están en total consonancia valoraremos que nos encontramos ante una enseñanza normativa que permite una aplicación universal.

Esto lo diferenciaremos a través del análisis contextual.

5. Enseñanza principal y detalles incidentales.

De la mala comprensión de este punto se produce un terreno abonado para la herejía, y es así como ha ocurrido a lo largo de la historia de la Iglesia en variadas ocasiones.

Por ejemplo el texto de Juan 15 nos habla de la visión verdadera, una enseñanza que reafirma que el poder espiritual tiene un único origen, Cristo; y que nosotros mismos nada podemos hacer separados de El.

Tomando un detalle que llamaremos incidental, y aplicándolo como enseñanza principal, antiguas interpretaciones heréticas llegaban a la conclusión de que siendo la vid parte de la creación y dado que Cristo se identifica con la vid, Cristo es también un ser creado.

Es de señalar el peligro de confundir lo incidental de lo principal y cómo ésto puede llevarnos en determinados casos a una herejía aberrante.

Otra conclusión de este tipo fue lo que se conoce como herejía pelagiana. Los pelagianos afirmaban que el hombre tiene en sí mismo la capacidad para alcanzar la perfección y no necesita la intervención de Dios para salvarse. Alegando que en la historia del hijo pródigo, éste se arrepiente y regresa a su padre sin la ayuda de un mediador, deducían que el hombre tampoco necesita decisivamente un mediador.

6. Establecer al receptor del pasaje.

Todos hemos conocido o escuchado sobre el método de "guianza bíblica", mediante el cual algunas personas suponen que Dios les está hablando a través de textos que toman al azar abriendo la Biblia por cualquier lugar y posando los ojos en el primer versículo que se les presenta; esto puede parecernos risueño pero sin embargo en ocasiones tendemos a hacerlo sólo que en forma más refinada e inconsciente.

Cuando tomamos un texto sin interpelarlo sobre a quién va dirigido, quién habla, si es de carácter descriptivo o prescriptivo, y si siendo prescriptivo lo es en forma individual o general estamos acercándonos mucho a este método de "guianza bíblica al azar".

Establecer al receptor del pasaje nos llevará a distinguir si una promesa, por ejemplo, es para nosotros o no, pues no todas las promesas de la Biblia quisiéramos que fueran para nosotros.

Hay promesas y mandamientos que son dirigidos a la nación de Israel, otros a creyentes del Nuevo Testamento, etc.hay promesas normativas, y mandamientos para los creyentes del Nuevo Testamento, hay otras que son válidas tanto para los del Antiguo como del Nuevo Testamento también; todo depende del contexto y del contenido; una práctica abusiva y no discriminatoria sobre los receptores y sus contextos puede conducir a una aplicación contraria o extraña a la genuina intención del autor.


II. Análisis léxico-sintáctico.

Definición.

El análisis léxico-sintáctico es el estudio del significado de palabras tomadas aisladamente (lexicología) y la manera en que estas palabras están combinadas (sintaxis), a fin de determinar con mayor precisión el significado que el autor pretendía darles.(Virkler)

La idea apunta a reconocer cuando las palabras utilizadas por el autor son en sentido literal o cuando lo son en sentido figurado.Es fundamental esta comprensión para interpretar correctamente.

Ejemplos claros de lo que estamos diciendo lo dan las palabras de Jesús cuando se refiere a si mismo: "Yo soy la puerta.", o "yo soy la vid", etc. aquí se está recurriendo a metáforas. Otro tanto ocurre cuando se hace mención a la levadura: "Guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos." (Mateo 16:5-12); la idea a las que nos remite la palabra "levadura "es a la enseñanza de estos grupos; está hablando simbólicamente de la levadura.

Por contraposición en el milagro del hijo de un noble en Juan 4:50 el Señor le dice al oficial del rey: "Ve tu hijo , vive." -No lo dice en sentido figurado sino literal al tiempo que el niño había sanado.

La premisa fundamental de este tipo de análisis es que aunque las palabras puedan tener varios significados en diferentes contextos en sentido simbólico, tiene una sóla connotación de acuerdo a la intención del autor .

El análisis léxico-sintáctico ayuda siempre a determinar la variedad de significados que una palabra o grupo de palabras debe tener, y entonces poder afirmar el significado más probable que el autor quiso dar de acuerdo a su intención.

Cuatro prinicipios básicos.

Según L.Berkhof en el estudio de las palabras en conexión con el pasaje en que ocurren, el intérprete debe proceder bajo los siguientes principios:

  1. El lenguaje de la Escritura debe ser interpretado según su significado gramatical, y el sentido de cualquier expresión, proposición o declaración, ha de ser determinado por las palabras que en ella se emplean.
  2. Una palabra solamente puede tener un significado fijo, en conexión con el pasaje en que ocurre.
  3. Casos en los cuales varios significados de una palabra pueden ser unidos de tal manera que lleguen a ser una sola unidad más rica en pensamiento sin entrar en conflicto con la regla precedente.

    1. Algunas veces una palabra se usa en su sentido más general , de tal manera que sus sentidos especiales quedan incluidos en ella, aunque no se subrayen. Un ejemplo es Juan 20:21: "Paz a vosotros." significa paz en el sentido más extenso, Paz con Dios, paz con la conciencia, paz los unos con los otros, etc.
    2. Hay casos que el sentido especial de una palabra incluye otro, sin hallarse en conflicto con el propósito y relación del pasaje en el cual se encuentra. Ejemplo : "He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo." La palabra griega "airó", significa: 1. "cargar con" y 2. "echar fuera". En este pasaje predomina el significado 2, pero naturalmente incluye el 1.también. Jesús no podía quitar nuestro pecado sin hacerse El mismo cargo de él.
    3. Ocasionalmente, un autor emplea una palabra con un sentido lleno de significado, tratando de indicar mucho más de lo que realmente expresa. Ejemplo: "Danos nuestro pan de cada día." Sin duda, de acuerdo a la interpretación que hace Berkhof , está no sólo tratando de pan , sino que significa todas las necesidades de la vida en general.
  4. Si una palabra es usada en el mismo pasaje más de una vez, es natural suponer que tiene el mismo significado en todo el pasaje.

La necesidad del análisis léxico-sintáctico radica en que sin él no tenemos ninguna seguridad de que nuestra interpretación sea el significado que Dios como autor de la Escritura nos quiso comunicar, y por otro lado, tampoco tenemos fundamento para decir que nuestras interpretaciones de las Escrituras sean más válidas que la de los grupos heréticos.

Veremos a continuación los pasos que podemos seguir en un análisis de este tipo. Si bien no se descarta la dificultad inherente, los resultados finales suelen ser significativos, por lo tanto intentaremos hacer este procedimiento sencillo.

A. Identificar la forma literaria general: Aquí nos referimos a la forma literaria que emplea el autor;ésta puede ser prosa o poesía e influirá en el modo en que él procura que se entiendan sus palabras.

B. Trazar el desarrollo del tema y su armonía contextual: Esto ya lo hemos comenzado a establecer en el análisis contextual que ya se explicó anteriormente, aquí nos dará una perspectiva muy útil para la determinación del significado de las palabras y su sintaxis.

C. Distinguir las divisiones naturales del texto: Si buscamos con cuidado , podemos hallar en el texto las principales unidades conceptuales que nos irán dando las claves en el proceso de pensamiento del autor y que nos ayudan en su significado.

D. Señalar las palabras de enlace dentro de los párrafos y oraciones: Las conjunciones, preposiciones, pronombres relativos; muestran la relación entre dos o más pensamientos.

E. Determinar el significado de las palabras: Las palabras a lo largo de grandes extensiones de tiempo comienzan a tener diferentes significados. Allí se hace necesario investigar esa variedad de significados posibles , a fin de determinar cuál de ellos es el que el autor utiliza para transmitir su idea.

F. Análisis sintáctico: La sintaxis es la parte de la Gramática que enseña a ordenar y enlazar las palabras en el discurso. Ergo, aquí veremos la relación y arreglos de las palabras entre ellas y sus formas.

G. Trasladar el resultado del análisis en términos no técnicos: Para facilitar el entendimiento y comunicar con claridad el sentido que el autor quiere dar.

Pasos en el análisis léxico-sintáctico:

A. Identificar la forma literaria general.

Partiremos de la base que nos encontramos ante tres posibles formas literarias, ellas son: prosa, poesía y literatura apocalíptica. Cada una de ella posee características propias, mientras la prosa es generalmente literal en el empleo de las palabras , la poesía las empleará usualmente en forma figurada y la literatura apocalíptica será pródiga en simbolismos.

Es obvio resaltar que es una influencia determinante para la interpretación de un texto la forma literaria en que fue escrito. Si no es el mismo empleo que se hace de las palabras cuando se escriben versos que cuando se lo hace en prosa, debemos identificar la forma literaria en primer lugar.

No es éste un asunto menor cuando vemos que un tercio del AT es poesía hebrea.Si la interpretación se hace sobre la base de tratar estos textos como si fueran prosa, con frecuencia llegaremos a conclusiones equivocadas.

Sin embargo no es tampoco simple hacerlo acertadamente con sólo distinguir las formas literarias; la dificultad suele estribar en las caracteríasticas propias de la poesía hebrea, normalmente ajustada a un ritmo de ideas y no de sílabas.

B. Trazar el desarrollo del tema y su armonía contextual.

Esto es una continuación de lo comenzado en el análisis contextual. Es un error común que muchos cometemos el de adentrarnos en tecnicismos gramaticales y perder la perspectiva del tema y su armonía de contexto.Esto puede llevarnos a confusión. Debemos familiarizarnos con el pensamiento del autor,y con la idea a trasmitir en lógica con su contexto para no determinar un discurso que finalmente puede tener visos contradictorios e/o inintelegibles.

C. Distinguir las divisiones naturales del texto.

Todos sabemos que las actuales divisiones de versículos y capítulos que encontramos en las Biblias hoy son adiciones realizadas para facilitar el manejo de las Escrituras y no forman parte del texto escritural original. Estas divisiones nos ayudan para localizar un pasaje particular en el que estemos interesados, pero son divisiones artificiales.

Usualmente nos hemos acostumbrado a las divisiones conceptuales cuando leemos prosa, por medio de párrafos y oraciones, y entendemos lo escrito de esta forma. Oraciones de transición, de proposición que son desarrolladas posteriormente o conclusivas forman párrafos que facilitan nuestra comprensión.

L.Berkhof afirma en su obra "Principios de interpretación bíblica" , que al estar la Biblia escrita en un lenguaje humano, debe ser ante todo interpretada gramaticalmente y para ello puede proceder de dos maneras: comenzando por la oración gramatical como un todo, por la expresión del pensamiento del escritor como una unidad, y entonces descender a los detalles, a la interpretación de conceptos y palabras separadas.O empezar por estas últimas y gradualmente ascender a la consideración del argumento.

Desde un punto de vista lógico y psicológico es preferible el primer método, sin embargo, por razones puramente prácticas el mismo Berkhof aconsejará y aplicará en su obra el segundo método.

D. Señalar las palabras de enlace dentro de los párrafos y oraciones.

Son de inestimable ayuda las conjunciones, preposiciones y pronombres relativos para la comprensión de un pensamiento.

Por ejemplo cuando Pablo en el comienzo de Romanos 12 dice: "Así que , hermanos os ruego por las misericordias de Dios..." La introducción : "Así que " nos está remitiendo a un texto anterior y en esa estructura podemos ver claramente que las exhortaciones que a continuación devienen estarán fundamentadas en las verdades doctrinales que se presentaron en la sección precedente.

En el ejemplo anterior demostramos la importancia de un enlace típico con la frase: "Así que..".

Veamos ahora un ejemplo que nos sugiere Virkler,Gal.5:1: "Estad, pues, firmes en la libertad..y no estéis otra vez sujetos al yugo de la esclavitud." El vocablo "pues" nos está indicando que se aplicará un punto argumental ya expuesto, en este caso, en los capítulos 3 y 4 de la misma Epístola a los Gálatas.

E. Determinar el significado de las palabras.

Este punto, según todos los especialistas en el terreno de la interpretación bíblica, es crucial.

El significado etimológico de las palabras es sumamente importante porque precede, logicamente a todos los otros.

El significado corriente de una palabra para el intérprete, es de mayor importancia que el significado etimológico. Por ello, a fin de una correcta interpretación debemos comprender el significado que las palabras adquieren con el paso del tiempo y en el sentido en que las utiliza el autor.

Normalmente, las palabras que permanecen en un idioma a lo largo del tiempo, pueden variar lo que denotan especificamente o en sus connotaciones e implicaciones adicionales. Debemos advertir además que junto con su significado específico pueden convivir denotaciones de tipo popular que se hallan en las conversaciones coloquiales de un pueblo o una cultura en un momento determinado de su historia. Asimismo en un ámbito particular las mismas palabras implican concepciones completamente diferentes.

"Estar quebrado" en un hospital podría denotar claramente el padecer una fractura ósea, si embargo una afirmación similar en el ámbito económico significa estar sufriendo una debacle económica.

Ergo, hay connotaciones variables que van desde aspectos técnicos a expresiones populares.

Y las denotaciones literales pueden derivar en denotaciones metafóricas, como por ejemplo: "verde" , en el sentido literal es un color, pero metaforicamente puede hacer referencia a una persona inmadura o sin experiencia.

Pensemos ahora en las palabras hebreas "koper, kipurîm y kaporet" traducidas significan, respectivamente, "rescate, redención y expiaciones, y también "silla de misericordia". Todas ellas están derivadas de la raíz "kaphar", que significa cubrir y contienen la idea de redención o expiación cubriendo la falta cometida.el pecado, o el pecador, es cubierto por la sangre redentora de Cristo, lo cual era tipificado por la sangre redentora de los sacrificios del Antiguo Testamento.("Principios de interpretación bíblica".Luis Berkhof.)

1. Metodología y herramientas para palabras antiguas.

Para descubrir las denotaciones de las palabras antiguas se emplean tres métodos: estudiar las formas en que una palabra se empleaba en otra literatura de la misma época; estudiar los sinónimos buscando comparaciones y contrastes; y finalmente estudiar su etimología considerando sus raíces históricas (aunque este último método se utiliza menos.)

Tenemos asi mismo, los léxicos que nos ayudan a averiguar los varios significados posibles de las palabras antiguas.Esto sin descartar, por supuesto, el propio estudio de los idiomas bíblicos hebreo y/o griego que aumentan la capacidad de comprensión y análisis.

Muchos de estos léxicos los encontramos relacionados con la Concordancia exhaustiva de Strong que nos da un sistema de numeración que se está extendiendo rapidamente en su uso, por su simpleza y practicidad.

Sabemos que una concordancia enumera todas las veces que un vocablo aparece en la Escritura ya sea en hebreo o griego; y si es una concordancia en castellano muestra las veces que ha sido traducido a una determinada palabra en castellano.

Tampoco podemos descartar los dicccionarios de palabras hebreas o griegas, muchos de ellos nos brindan abundante información y extraen ejemplos tanto de literatura secular como bíblica. Y aún volúmenes a medio camino entre una concordancia y un diccionario, como el Diccionario expositivo Vine.

Si bien todos estos libros son generalmente el resultado de la labor de varios autores, es posible que en algunos casos la elección de significados o relaciones haya sido determinada por los prejuicios dogmáticos del autor.

(Tenía un profesor de Griego que solía decir que lo primero que se produce al estudiar griego bíblico es enfrentarnos a nuestros propios prejuicios.N.d.A.)

2. Cómo descubrir la denotación intencional dada por el autor a determinada palabra.

Es usual pensar que el autor podía tener más de una denotación en mente y suponer una variedad de significados, sin embargo esto queda descartado porque toda comunicación normal es contraria a esto.

Descubrir la denotación intencional del autor se puede lograr por varios caminos: primero buscando las definiciones o frases explicativas que el propio autor brinda. Un ej.de esto nos continúa dando Virkler en su obra ya citada, y es 2 Tim.3 :16-7 " el hombre de Dios sea perfecto", la explicación que a continuación proporciona Pablo descarta toda especulación sobre el significado de esa perfección, su explicación es clara, se refiere a estar perfectamente habilitado para una vida piadosa, no que sea incapaz de cometer errores.

Segundo; por medio de la misma oración que la contiene.En Mateo 5:13 el término "moranthei" puede significar volverse loco o volverse insípido, pero el mismo sujeto de la oración (sal) nos da la denotación correcta.

En tercer lugar; el paralelismo dentro del mismo pasaje. Siendo la tercera parte del AT poesía hebrea y que la misma se caracteriza por parallelismos esto nos puede ayudar a comprender el significado de la palabra en cuestión. El paralalelismo hebreo tiene tres tipos : sinónimos (ej.Sal.103:10), antitéticos (ej.Sal.37:21) y sintéticos (ej.Sal.14:2)

Cuarto; determinando las figuras retóricas.Una palabra o frase empleada con la intención de trasmitir un significado distinto al literal, usualmente para producir una impresión fantasiosa o vívida.Ej: "Cuesta un ojo de la cara". La interpretación literal, utilizando las denotaciones normales aqui sería un error, pues nos encontramos ante un modismo.

Finalmente, estudiar los pasajes paralelos, pero teniendo especial cuidado en no confundir paralelos verbales y paralelos verdaderos.Los primeros son los que utilizan palabras similares pero referidos a conceptos diferentes. Los segundos los que hablan del mismo concepto o acontecimiento, aún cuando empleen diferentes palabras.

F. Análisis sintáctico.

Es la sintaxis el modo como los pensamientos se expresan mediante formas gramaticales.

El castellano es en general un idioma analítico, donde el orden de las palabras pueden ayudarnos de guía para la comprensión del significado de una frase.El hebreo también lo es, auque en menor medida y el griego es un lenguaje sintético, el orden de las palabras es una información parcial y lo que realmente importa es la declinación de las palabras.

Las biblias interlineales pueden ayudar a identificar las palabras que se quieren estudiar, ya que superponen el texto hebreo o griego con la traducción al castellano.El mas conocido es el llamado popularmente Bíblia Interlineal de F.Lacueva. Y tenemos el comentario exegético "Imágenes de palabras en el Nuevo Testamento" de A.T.Robertson con el análisis léxico-sintáctico de palabras o frases importantes del Nuevo Testamento.

G. Trasladar el resultado del análisis .

Poner los resultados del propio análisis léxico-sintáctico, en palabras no excesivamente técnicas, de modo que sea de fácil comprensión y reviertan en una comuncación clara de las ideas del autor.El caer en detalles minuciosos puede conspirar contra esto último, si no se controla y se tiene en cuenta que tan importante como la más fiel interpretación del texto es la comunicación diáfana del resultado del análisis.

Editar [sólo administradores]

 

Dirección de esta página: http://www.recursosevangelicos.com/showthread.php?threadid=10559

Mostrar versión para imprimir

[Sólo administradores]
Nuevo artículo | Continuar artículo

 

Recursos Cristianos Evangélicos

¡Ayúdanos a dar a conocer esta web!
Declaración de Fe | Foros Ekklesia Viva | Portal Recursos Cristianos Evangélicos

Powered by: vBulletin Version 2.3.3
Copyright ©2000 - 2002, Jelsoft Enterprises Limited.